Imprimir
actualidad
“Cualquier denuncia de un niño desaparecido nos pone en alerta inmediata”
Por Darío Alberto Illanes

En la mayoría de los hogares salteños, cuando una nena o changuito no está en casa, los padres o mayores a su cargo se desesperan. Se piensa en lo peor, y ninguna sospecha parece exagerada luego de las aterradoras experiencias sufridas en Salta y la Argentina.  El hallazgo del cuerpito destrozado de Candela, el último día de agosto, nos conmueve y estremece hasta la médula.

inseguridadEn esta provincia, la desaparición de Melani y Octavio Leguina, de 9 y 6 años, la fría mañana del 4 de mayo de 1998, mientras iban a la escuela, desembocó seis días después en el hallazgo de sus cadáveres. Habían sido drogados, violados y asesinados a pedradas en sus cabecitas, pocas horas después de los secuestros.

Recuerdo que aquella mañana, mientras recogía información sobre las desapariciones, algunos policías y colegas me dijeron que los chicos seguramente se habían escapado por unas horas.  En aquel momento pensé que se equivocaban. Advertí que, si los desaparecidos eran niños pobres, el prejuicio clasista precedía a la rigurosidad. Lamentablemente, estaba en lo cierto.

Desde el 2008, el gobierno provincial creo dentro de la Policía de Salta la División Trata de Personas. En la actualidad, el comisario Alejandro Trobbiani es su titular. Este aseguró a Punto Uno que la dependencia no se encarga de las denuncias sobre supuestas fugas del hogar de menores de edad, sino de las denuncias relativas a posibles casos de tráfico de personas. “Los casos de fugas del hogar se denuncian en las comisarías, y su personal investiga”, sostuvo Trobbiani. “Por supuesto, nosotros manejamos toda la información, y de acuerdo al contexto, si está relacionado con la trata (de personas), nos abocamos a nuestro trabajo, de acuerdo a las leyes vigentes”, describió.

 

El chat

El jefe policial diferenció los casos de erróneas conductas de menores de las situaciones de secuestros. “A veces, por ejemplo cuando se sacan malas, algunos niños o adolescentes se van de sus hogares. Pero en otros casos, cuando hay denuncias de desapariciones, y la investigación determina que, por ejemplo, la hija estaba chateando con algún desconocido, intervenimos totalmente”, contó.

“Cualquier denuncia de un niño desaparecido nos pone en alerta inmediata”, aseguró, “y así hemos resuelto algunos casos, como por ejemplo, de menores en prostíbulos”, agregó.

La división es la responsable de diseñar planes, programas y acciones policiales destinados a prevenir e investigar la trata de personas y evitar la explotación y abuso de cualquier tipo de manipulación que puedan sufrir las víctimas. Según las autoridades, “la línea entre el tráfico de drogas y trata de personas es muy delgada; muchas investigaciones permitieron destrabar bandas dedicadas a la venta de estupefacientes”.

 

Negocios perversos

trata de niñosLa trata, tráfico o comercio de personas es la actividad de sujetos que, mediante secuestros o engaños se apropian de menores o adolescentes con propósitos de esclavitud reproductiva, explotación sexual, trabajos forzados, quita de órganos, o venta para oscuros fines.

Es un delito internacional contra los derechos humanos y se lo considera la esclavitud del siglo XXI.
Según la ministra de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carmen Argibay: “la trata de personas es un delito que crece en la Argentina”.

Sostuvo que “la trata de personas es un delito que crece y se está transformando en una situación terrible en la República Argentina. En algún momento (Argentina) fue país de tránsito, pero ahora se ha convertido en país de tránsito y de destino”.

En el caso de Candela aún se desconocen las razones que llevaron a sus demoníacos secuestradores a quitarle primero su libertad y luego su vida. En momentos que escribimos se menciona un ajuste de cuentas contra su padre. Sea como fuese, una niña es una persona sagrada quien nadie, por ningún  motivo, puede ni debe acercarse con aviesa intención.

Si los peores malvados y perversos están cerca de nosotros sólo la unidad de los padres, familiares, amigos, vecinos, educadores y autoridades podemos y debemos cerrarles el paso.

Nuestros chicos no se tocan.

No hay comentarios...
Solo los usuarios registrados pueden realizar comentarios.
ARTÍCULOS RELACIONADOS